LA TRAVIATA

Muere Montserrat Caballé, la diva de todos

La soprano Montserrat Caballé ha muerto en la madrugada de este sábado a los 85 años en el hospital Sant Pau de Barcelona, donde se encontraba ingresada desde mediados de septiembre por un problema de vesícula, según han informado fuentes hospitalarias. El funeral de la artista, de voz prodigiosa, se celebrará el lunes al mediodía en el tanatorio de Les Corts, mientras que el velatorio será este domingo a partir de las dos de la tarde en ese mismo recinto funerario.

Leer más

El contratenor Philippe Jaroussky enseña los secretos de la técnica que salvó su voz

El contratenor francés, uno de los artistas líricos más mediáticos, vive entre giras y una academia donde impulsa la carrera de jóvenes talentos y transmite la técnica vocal que salvó su carrera

AL SENA le nace la isla Seguin a su paso por el oeste de París. Sobre ella se alza el edificio estrecho de La Seine Musicale y, en lo alto, su cúpula de cristal parece una inmensa pompa que se le escapa al río. Aquí, en torno a uno de los pasillos de este centro de actividades culturales, ha abierto el contratenor Philippe Jaroussky (Maisons-Laffitte, 1978) una academia. La fundó hace un año para descubrir vocaciones en niños de hogares con pocos recursos, impulsar la carrera de jóvenes talentos y transmitir la técnica vocal que salvó su carrera hace dos décadas.

Jaroussky se ha convertido en uno de los artistas líricos más mediáticos del momento, pero no siempre tuvo claro que su camino debía cruzarse con la ópera. A los 10 años era un chaval inquieto al que le gustaba canturrear en clase y que no pertenecía a una familia de músicos. Su talento natural llamó la atención de uno de sus profesores, que avisó a los padres de las aptitudes de su hijo. Siguiendo el consejo del maestro, lo apuntaron a violín. “Sin él, jamás me habría dedicado a la música”, confiesa ahora desde una de las aulas de la Académie Musicale Philippe Jaroussky. Por eso, uno de los objetivos que el cantante se ha marcado ahora es devolver el gesto. “Después de 20 años de carrera, pensé que me tocaba a mí ofrecer esa oportunidad. Cuando no se cuenta con un origen musical es difícil iniciarse. Y eso hace que mucho talento se pierda. Si un niño descubre que la música es su pasión, su vida cambiará completamente. A mí me pasó”.

Empezó siendo barítono y poco a poco fue sintiéndose atraído por un registro heredero de los extinguidos ‘castrati’

El violín fue su primer contacto con un instrumento, pero Ja­roussky le debe la carrera a su voz. Empezó siendo barítono y poco a poco fue sintiéndose atraído por un registro heredero de los extinguidos castrati: el de contratenor. La más aguda de las voces masculinas, un sonido flexible, femenino, potente y místico. Poco usual cuando Jaroussky, que cantará en el Teatro Real del 23 de octubre al 9 de noviembre, empezó a debutar en las salas de conciertos y mucho más conocido ahora gracias a él. Con rostro de niño y voz de mujer al cantar, la estrella francesa impactó al mundo de la lírica y, junto a figuras como la mezzosopranoCecilia Bartoli, ha vuelto a dar protagonismo al repertorio barroco para elevarlo a lo más alto. Ha colaborado con los mejores conjuntos actuales, como Les Arts Florissants y Les Musiciens du Louvre-Grenoble, y en importantes salas como el Concertgebouw de Ámsterdam. Agota entradas en los mejores teatros y es uno de los músicos de clásica que más discos venden.

Junto a figuras como Cecilia Bartoli, este contratenor ha devuelto el protagonismo al repertorio barroco

Pero quien no conozca su inmensa trayectoria musical tardaría unos minutos en distinguir al profesor del alumno en la clase de canto. A Jaroussky se le ha metido la pernera izquierda del pantalón por dentro del botín. La otra asoma por encima. Lleva los vaqueros algo caídos. El reloj, en la muñeca derecha. La camisa de cuadros roja, por fuera, remangada hasta los codos y desabrochado el primero de sus botones. Tiene 40 años, pero conserva la hechura de un adolescente de pelo cano y rostro de niño. Ja­roussky se levanta del taburete del piano, se acerca a Clarisse Dalles, uno de los siete alumnos de canto de la academia, y le agarra los cachetes. “¡Respira!”, grita. Y cuando la joven soprano retoma de nuevo el aria de Las bodas de Fígaro, Jaroussky abre mucho los ojos y dice en español a los oyentes del aula: “No se ven muchas condesas así. ¡Y solo tiene 22 años!”. Todos sus alumnos cuentan de él lo mismo: no se rinde jamás. Cuando quiere algo, no para hasta conseguirlo. “Pero es comprensivo y amable”, añade Dalles. También generoso. “No hay muchos artistas líricos con la fama que tiene Phi­lippe y nos ha dado la oportunidad de disfrutar de su visibilidad. Esto es importantísimo porque los jóvenes músicos no contamos con una estructura que nos ayude a iniciar nuestra carrera cuando terminamos el conservatorio”.

Cuenta la soprano que el director de la Ópera Real de Versalles llamó a Jaroussky porque el contratenor de una producción se puso enfermo y necesitaba un reemplazo. Jaroussky le dio el nombre de William Shelton, compañero de promoción de Dalles. Poco después, el joven intérprete estaba debutando con Les Arts Florissants.

Pero más allá de proporcionarles oportunidades y contactos, el objetivo de Jaroussky consiste en enseñarles a cuidar y conservar su voz para obtener el máximo rendimiento. El contratenor entiende perfectamente la impaciencia de los jóvenes músicos por sonar mejor y con más potencia: “A mí también me pasó. Al principio todo era fácil. Mi voz era flexible pero no muy grande y me preocupaba tener que hacerla sonar en las salas de conciertos. Empecé a fatigarme porque el esfuerzo que hacía era excesivo, y eso me ocasionó pequeños problemas durante un par de años hasta que, gracias a un profesor, conseguí construir otra manera de cantar. Fue una labor paciente. Creo que ha llegado el momento de transmitir el fruto de este trabajo de 20 años que salvó mi voz”.

“Mis alumnos me recuerdan la ilusión que tenía al principio y me han enseñado que todavía puedo cantar mejor”

Su agenda le va a llevar solo en verano a Lituania, Suiza, Bélgica, Austria, Noruega… Y aun así, asegura que es fácil compaginarla con otros proyectos porque programa sus conciertos con dos o tres años de antelación. Disfruta de su nueva faceta de maestro y se ha dado cuenta de que no solo da lecciones, también las recibe: “A mis alumnos les pido cosas que yo no hacía a su edad. De joven no escuchaba demasiado, fui un estudiante un poco vago. Me han dado mucha energía. Me recuerdan la ilusión que tenía al principio de mi carrera y me han enseñado que todavía puedo cantar mejor, y eso es fantástico”.

La clase de música está a punto de comenzar para los más pequeños de la academia. Macéo ha sido el primero en llegar. Su idea era tocar el piano, pero ha descubierto que le encanta sentir en el pecho la vibración del chelo. Aún no sabe si es su pasión, pero quizá Jaroussky pueda sentirse orgulloso dentro de unos años de haber ayudado a convertir al joven Macéo en un músico de éxito.

Fuente: elpais.com
Autor: Virginia López Enano
Imagen: El contratenor francés Philippe Jaroussky, retratado en París. LEA CRESPI (fuente elpais.com)

 

 

Chopin visita Collado Mediano

El pianista Daniel del Pino vincula al polaco universal con la música española de Enrique Granados e Isaac Albéniz

Fryderyck Franciszek Chopin (1810-1849) visitó este domingo Collado Mediano de la mano del pianista Daniel del Pino, que ofreció en el Teatro Municipal de la villa serrana un recital memorable. En él acometió la tarea de relacionar la obra de dos grandes de la música española, Enrique Granados e Isaac Albéniz, con la del genial músico polaco a través del hilo conductor que, a su juicio, entre ellos existió: la vía del nacionalismo musical del cual Chopin fue máximo exponente, dadas las tribulaciones sufridas en los dos siglos precedentes por la desdichada Polonia, cuya historia ha sido una secuencia incesante de invasiones militares suecas, alemanas y rusas.

El concierto comenzó con un allegro del español Enrique Granados (1867-1916), restallante y pleno de elegancia, seguido de su Andaluza y otra danza, denominada Oriental,donde sobresale la donosura armónica del compositor y afloran chispazos del orientalismo, tan en boga en la España finisecular del XIX. Fue precisamente en esa época en la cual los músicos españoles formados en París, en la víspera del ocaso americano y filipino del Imperio español, se impregnan en la capital francesa de las pulsiones nacionalistas posrománticas, encarnadas en su origen por su principal mentor, Chopin, y emprenden la tarea de trasladarla a la técnica de sus composiciones en busca de una españolidad propia.

Surgirá así una parte sustancial de la obra de Isaac Albéniz (1860-1909), cuyas creaciones Asturias y Sevilla, signadas por aquella búsqueda incesante de españolidad, fueron interpretadas por Del Pino de una manera certeramente precisa, con evidente derroche de energía y entusiasmo en la digitalización frente al Yamaha sobre el que desenvueltamente tecleaba. Fue un entusiasmo contagioso el que caracterizó este domingo en Collado Mediano al intérprete español Daniel Del Pino, nacido en Rabat hace 45 años, formado en Beirut y la Universidad de Yale, y ahijado musical de Joaquín Achúcarro (1932), el gran pianista bilbaíno residente en Dallas y del que fue pupilo.

Sin el ímpetu mostrado por Daniel del Pino resulta imposible entender la bisagra revolucionaria que Chopin construyó en la historia de la interpretación pianística a través de sus Estudios, dos series de 12 motivos cada una integradas en sus opus 10 y opus 25, de los cuales interpretó la primera serie. Compuestos entre 1833 y 1837, en ellas Chopin se propuso edificar una arquitectura pianística totalmente innovada y encarar la técnica afrontando resueltamente todos los desafíos posibles a la sazón planteados e inaugurando una digitalización distinta y superadora de la rigidez académica a la sazón vigente: sus nuevos saltos de dedos, la buscada elasticidad de los movimientos de muñecas, le permitieron arpegiar de una forma insólita, escalar y doblar notas de una manera totalmente distinta y eficaz. Tanto, que desde la técnica descubierta consiguió hacer fluir el lirismo que estos Estudios destilan y derramar sobre sus composiciones la fantasía, la añoranza y el esplendor creativo que presidiría sus obras. Buena parte del quehacer chopiniano antes de su prematura muerte en 1839, fue recogida por los músicos españoles que desde la elegancia de Enrique Granados y la torrencial inspiración creativa de Isaac Albéniz, trasfundieron su técnica y su acceso al lirismo con una singularidad propia, bañada en la cultura musical española rica, también, en otras influencias.

Particularmente emotivo fue el estudio número 12 en Do menor del opus. 10, en cuya hechura Chopin se mostraba herido por un hondo dolor de patria -añil nostalgia, la definiría un poeta- tras la ocupación de Polonia por la potencia vecina rusa en 1831. Con sabia mano, el pianista Daniel del Pino estableció los nexos que caracterizaron la influencia sobre la música pianística española y explicó que desde su tierna infancia quedó prendado por esta magna obra del genial polaco. El pianista español, con su experiencia avalada por la dirección de XI ediciones de Cita con los Clásicos, certamen anual celebrado en Guadarrama y por XVII ediciones del Festival de Piano de Newport, en Estados Unidos, ofreció un concierto pleno de técnica, entusiasmo y sabiduría que fue saludado gratamente por el público y avalado por un bis donde afloraron los hallazgos debidos a la ubérrima fantasía, creadora de lirismo apasionado, de Federico Chopin.

Fuera del ámbito propiamente musical, un error de información incluido en el prospecto de la edición XXXI de Clásicos de Verano, programa de la Comunidad de Madrid en el que se insertaba el concierto, indicaba que el acceso era gratuito, cuando en realidad se cobraba a 5 euros la entrada. Este hecho causó protestas entre un grupo de asistentes.

Fuente: elpais.com
Autor: RAFAEL FRAGUAS

Juan Diego Flórez

Desde su triunfal consagración en el Rossini Opera Festival pesarés en 1996, Juan Diego Flórez (Lima, 1973) se convirtió de inmediato en la máxima referencia como tenor belcantista. Hijo del cantante y guitarrista de música criolla peruana Rubén Flórez Pinedo (acompañante, entre otros, de la gran Chabuca Granda) y de María Teresa Salom, hermana de Carlos, integrante de una de las bandas de música experimental más reconocidas del país, también él comenzó una carrera como músico “popular”, hasta que sus dotes fueron descubiertas por varios maestros de canto que lo iniciaron en un mayor control de sus medios naturales.

Leer más

La Fundación Hortensia Herrero cederá a València una de las esculturas de la exposición de Manolo Valdés

La Fundación acogerá en València la exitosa exposición de esculturas monumentales de Manolo Valdés. Se instalará en la Ciutat de les Arts i les Ciències desde el 28 de junio y estará accesible hasta el 10 de diciembre.

Esta exposición temporal contará con las seis esculturas que compusieron en la Place Vendome en París y que llevan los títulos de La Mariposa, Los Aretes, La Diadema, Mariposas, La Doble Imagen y La Pamela. Una vez concluida y elegida la escultura ganadora, ésta será trasladada a la Marina de València. La pieza será elegida mediante una votación popular, en ella podrán participar todos los visitantes de la exposición.

Leer más

Frank Lloyd Wright en 150: desembalando el archivo

Hasta el 1 de octubre

Frank Lloyd Wright fue uno de los arquitectos más prolíficos y reconocidos del siglo XX, un diseñador radical e intelectual que abraza las nuevas tecnologías y materiales, fue pionero en construcción de sistemas así como experimentación vanguardista, y teorías avanzadas originales con respecto a la naturaleza, urbanismo y política social. Con motivo del 150 aniversario del nacimiento del arquitecto estadounidense el 08 de junio de 1867, el MoMA presenta Frank Lloyd Wright en 150: desembalando el archivo, una gran exposición que involucra críticamente su práctica multifacética.

Leer más

La capilla de los Scrovegni

La capilla de los Scrovegni, obra maestra de la historia de la pintura en Italia y en Europa en el siglo XIV, se considera la más completa serie de frescos ejecutados por Giotto en su edad madura.
Color y luz, poesía.
Hombre y Dios.
El sentido de la naturaleza y la historia, la humanidad y la fe se mezclan en narrar las historias de la Virgen María y Cristo de una manera única. Giotto completó los frescos de la capilla al principio de 1305.

Leer más

La Última Cena De Leonardo Da Vinci

La Última Cena De Leonardo Da Vinci + Libro Mini Guía De Milán

En el refectorio de la Iglesia del siglo XV de Santa Maria delle Grazie, se ubica la Ultima Cena de Leonardo da Vinci, una de las obras maestras de la historia del arte. La magnìfica Iglesia Renacimental y el refectorio adyacente se deben a Ludovico il Moro.

Leer más

Colección Estatal de Arte de Dresde

Pinacoteca de los Antiguos Maestros

La fama mundial de la Pinacoteca de los Antiguos Maestros (Gemäldegalerie Alte Meister) se fundamenta en los excepcionales fondos de obras maestras de peso. Así, acoge una de las pinturas más famosas de todos los tiempos: La Madona Sixtina (1512-13) de Raffael recibe a los visitantes de la exposición permanente desde hace ya 250 años.

Leer más

Tesoros de la Hispanic Society of America. Visiones del mundo hispánico

Museo Nacional del Prado. Madrid 04/04/2017 – 10/09/2017

El Museo del Prado, con el patrocinio en exclusiva de la Fundación BBVA, ofrece al público la excepcional oportunidad de disfrutar de más de doscientas obras pertenecientes a Hispanic Society, institución con sede en Nueva York creada para la divulgación y estudio de la cultura española en los Estados Unidos de América.

Leer más

Visit Us On FacebookVisit Us On Twitter