FIN DE PARTIE

FIN DE PARTIE

FIN DE PARTIE (György Kurtág)

Scénes et monologues, ópera en un acto

Libreto del compositor basado en el drama homónimo de Samuel Beckett

Estreno en España

El fin de esta partida presenta al ser humano en el terrible momento de enfrentarse al jaque mate de la existencia, una vez que en el tablero de su mundo apenas quedan cuatro piezas. Así retrataba Samuel Beckett en 1957 -simbólica fecha de cambios en ciernes y existencialismos cenicientos- a una humanidad recluida y apartada de toda referencia espacial o lúdica, entregada a una reflexión desnuda ante su espejo y reducida a buscar en la imagen que tal contemplación le devolvía una brizna de vida e ilusión a la que aferrarse; un instante de triunfo en el que recordarse y olvidar, en la intimidad de su final, carencias, rencores y falta de coraje. Ante la decisión final, un pensamiento que justifique que no todo fue malo, que no todo se acaba. Que, por su ser inacabado, quizá no todo está perdido. Al final de la partida, una reflexión esperanzada: hasta en la amargura reside la vida.

Fin de partie supone el regreso de la ópera contemporánea a la Sala Principal de Les Arts, tras títulos como La Belle et la Bête, de Glass, o 1984, de Maazel, que pudieron verse en las primeras temporadas. En esta ocasión, el vanguardista edificio de Calatrava acoge el estreno en España de la única ópera de György Kurtág (1926), galardonado en 2014 con el Premio Fronteras del Conocimiento de la Fundación BBVA por ser uno de los compositores más destacados del panorama musical europeo. Estrenada en 2018 en el Teatro alla Scala de Milán con relevante repercusión internacional y premiada con el Opera Awards 2019 al mejor estreno mundial, Fin de partie es uno de los mayores hitos musicales de la primera década del siglo XXI. La producción planteada por Pierre Audi, respetando el confinamiento social y psicológico que sufren los cuatro protagonistas imaginados por Samuel Beckett en su pieza teatral homónima, se deja guiar por la fuerza expresiva de la música de Kurtág y confiere a los personajes un halo de esperanza, de supervivencia, entremezclando espacios interiores y exteriores con el movimiento escénico, para lo que cuenta con el mismo elenco de cantantes -a la vez formidables actores- que protagonizó el estreno milanés, supervisados musicalmente por la atenta batuta del maestro alemán Markus Stenz.

Equipo creativo

Dirección musical Dirección de escena Escenografía y vestuario Iluminación Dramaturgia
Markus Stenz Pierre Audi Christof Hetzer Urs Schönebaum Klaus Bertisch

Reparto

Hamm Clov  Nell  Nagg 
Frode  Olsen Leigh Melrose Hilary Summers Leonardo Cortellazzi

Orquestra de la Comunitat Valenciana

Producción del Teatro alla Scala en coproducción con la Dutch National Opera

SOLICITAR PRESUPUESTO

Sinopsis

El príncipe Don Ramiro busca una esposa hermosa y virtuosa. Disfrazado de sirviente, se introduce en el hogar de Don Magnifico, donde conoce a sus vanidosas hijas Clorinda y Tisbe y a su hijastra Cenerentola, joven humilde y bondadosa obligada a trabajar como criada para su familia. Ayudada por Alidoro, tutor de Don Ramiro, Cenerentola acude de incógnito al baile del Príncipe. Dandini, disfrazado de príncipe, es cortejado por las dos hermanastras, mientras que Cenerentola conquista el corazón del auténtico Príncipe. Al abandonar la fiesta, se despide de él dejando un brazalete gemelo del que lleva en el otro brazo con la esperanza de que éste la reconozca en su entorno humilde y, pese a ello, la ame de verdad. Así sucede finalmente: Don Ramiro descubre que la muchacha que sirve en casa de Don Magnifico es Cenerentola y se casa con ella.

ARGUMENTO

ACTO I

El príncipe Don Ramiro ha organizado un baile para elegir esposa. Alidoro, su tutor, acude a la mansión del barón Don Magnifico disfrazado de pordiosero. Quiere investigar si alguna de sus hijas encaja en el perfil de muchacha virtuosa que busca para Don Ramiro. El panorama que encuentra es que Clorinda y Tisbe, hijas de Don Magnifico, pasan el tiempo acicalándose para atraer la atención de algún hombre rico que las mantenga, mientras que Angelina (Cenerentola), hijastra del barón, trabaja para su familia como si fuera una criada y es la única que le presta atención.

Una comitiva real llega para invitarlos al baile. El príncipe, disfrazado de sirviente, observa estupefacto el comportamiento de Clorinda y Tisbe. Cuando su mirada se cruza con la de Cenerentola, al instante surge el flechazo entre ambos. Poco después, Dandini, camarero de Don Ramiro que se hace pasar por el príncipe, acude a formalizar la invitación. Cenerentola también quiere ir al baile, pero el barón, mintiendo, afirma que ella es la criada de la casa. Finalmente, todos parten hacia el palacio, a excepción de la humillada Cenerentola y Alidoro, quien la consuela y la invita al baile con la petición de que asista de incógnito.

En el palacio, Dandini, que sigue haciendo las veces de príncipe, recibe a los invitados. Tisbe y Clorinda coquetean con él de manera grotesca. La entrada de una dama ataviada con velo acapara la atención. Cuando descubre su rostro, Don Magnífico y sus hijas notan cierto parecido con Cenerentola. Dandini avisa de que la cena está servida y que tras el baile elegirá esposa.

ACTO II

La misteriosa dama ha causado fascinación durante la cena. Dandini intenta cortejarla, mas Cenerentola lo rechaza con elegancia y le confiesa que está enamorada de su sirviente. Don Ramiro, al oír la conversación, se emociona y se acerca a ella. Pero Cenerentola tiene que partir. Antes de hacerlo le deja un brazalete que es gemelo del otro que lleva en el brazo derecho. Él deberá encontrarla y si entonces, viéndola rodeada de pobreza, aún la quiere, será suya. Dandini despide a los invitados y revela a Don Magnifico que él en verdad no es el príncipe, sino un simple sirviente. El barón, indignado por semejante broma, parte furioso junto a sus hijas. De regreso a su hogar encuentran a Cenerentola ocupada en sus quehaceres tal como la dejaron.

Una carroza en la que viajan Dandini y Don Ramiro vuelca fuera de la mansión del barón. Piden ayuda a Don Magnifico. Éste se deshace en atenciones con Don Ramiro y ordena a Cenerentola que le traiga un sillón al príncipe. Cuando ella ofrece el asiento a Dandini, Don Magnifico le hace ver que el príncipe es el otro, el que ella considera un sirviente. La muchacha se ruboriza. Don Ramiro, que observa el brazalete que lleva Cenerentola, estalla de alegría al comprobar que se trata de la joven que estaba buscando. El príncipe le pide matrimonio y decide castigar a Don Magnifico por haber maltratado a su hijastra. Cenerentola, a pesar de todo, perdona a su familia y la boda se celebra felizmente.

Fuente: lesarts.com
Fuente imagen: lesart.com



Compartir :

Deja un comentario

Visit Us On FacebookVisit Us On Twitter