Juan Diego Flórez/Recital

Hablar de un tenor del presente que disfruta de un rango ya histórico es una tarea complicada, porque de él ya se ha dicho todo. Juan Diego Flórez es, en efecto, un tenor importante no solo por ser el mejor del mundo dentro de su repertorio, sino porque la huella que va dejado es de esas que con el tiempo se configuran como un resorte, como una puerta abierta a una nueva generación que ha estado muy atenta a todo lo que ha aportado y puede terminar aprovechando lo que el maestro ofrece.

En efecto, todos tenemos in mente cantantes que, de una forma u otra, han hecho evolucionar el canto, tanto técnica como estilísticamente: las protagonistas de Bellini y Donizetti no volvieron a ser las mismas después de Maria Callas. La técnica austriaca de Diana Damrau es la misma que la de Edita Gruberova, que supo avanzar hasta un control tan perfecto de su instrumento que las costuras desaparecieron. Y algo parecido ha logrado Flórez, más en el sentido de evolución que de revolución; especialmente por la fluidez, la facilidad en toda la tesitura, y esa armonía general que le permite ser un artista variado, libre de la perpetua búsqueda del brillante do que en otros tenores limitaron el discurso musical.

Para Plácido Domingo, Flórez “es el más grande tenor ligero de todos los tiempos, el máximo de su categoría”. Y una vez más podremos disfrutar del prodigio en Castilla y León, una comunidad autónoma con la que este cantante no ha sido cicatero en visitas.
La OSCyL volverá a ser cómplice imprescindible en un recital que, por supuesto, escribirá su pequeño párrafo en la historia del canto.

Fuente: www.oscyl.com
Fuente imagen: www.oscyl.com

Ver propuesta



Compartir :

Deja un comentario

Visit Us On FacebookVisit Us On Twitter